Neuroarquitectura.

«Los cambios en el entorno cambian nuestro cerebro, por tanto modifican nuestro comportamiento»

Fred Gage, 2003

«La experiencia visual es dinámica. Lo que una persona percibe no es solamente una disposición de objetos, de colores y formas, de movimientos y tamaños. Es un juego entre las tensiones recibidas, la forma, el tamaño, la ubicación y el color que generan tensiones en las fuerzas psicológicas»

Rudolf Arnheim, 2002

La unión entre la neurociencia y la arquitectura nos impulsa a comprender cual es el funcionamiento del cerebro con relación al ambiente, y como cada aspecto del entorno emite una respuesta distinta en nuestro cerebro, como el estrés, la emoción y la memoria.

Origen en el Feng Shui

En China y en oriente el Feng Shui más que una técnica, un arte o una ciencia es una forma de vida. Se basa en la respuesta del individuo en el espacio, preocupándose de que exista un Chi constante, el Chi es la energía positiva que fluye en nuestros hogares.

La combinación de aspectos constructivos y de diseño tienen la capacidad de provocar diferentes efectos en la persona. La física cuántica afirma que todo el universo es energía que vibra en distintas frecuencias, algunas se pueden ver y otras no.

De esta manera el espacio en el diseño no se ve limitado únicamente al elemento visual, a la belleza de los objetos y a la distinción de las formas por medio de los ojos; Sino que requiere de la presencia de elementos más complejos, que buscan generar una experiencia perceptiva que aporte en el bienestar tanto físico como psicológico del que lo habite.

El color es un elemneto fundamental en el diseño de interiores, permite crear un efecto, ambiente y atmósfera deseada para ese espacio en particular. El color y sus efectos se pueden ver modificados visualmente dependiendo de la forma, escala y tamaño en el que se presente.

El color en los espacios interiores

Por lo general lso coores son utilizados por cuestiones de gustos, aun que existen ciertos criterios para su elección y aplicación. Cuando se busque generar una combinación armoniosa se recomienda utilizar colores que se encuentran próximos en el círculo cromático, no necesariamente tienen que estar de manera adyacente.

Primero que nada, se debe tener claro que sensaciones se quieren crear en el espacio en el que se va a trabajar, puede ser cálido, frío, alegre, tranquilo, espacioso, acogedor…

Luego se debe tener en consideración elementos como la luz en el espacio, el color de los objetos que se encuentren dentro de él y por último la textura.

60/30/10

Para lograr una armonía en las combinaciones se recomienda utilizar el concepto 60/30/10. 60% para el color dominante en paredes principales, 30% para el color secundario que puede ser a nivel de detalles como cortinas u otra pared más pequeña y un 10% orientado a decoración como cojines, muebles o cuadros.