La luz es color.

Isaac Newton

1704

El físico, teólogo, inventor, alquimista y matemático propone que la luz está compuesta por diminutas partículas materiales emitidas a gran velocidad por cuerpos luminosos. La dirección de propagación de estas partículas recibe el nombre de rayo luminoso.

«Teoría corpuscular»

Newton ubicó un prisma triangular de cristal, la luz penetra por una de las caras del prisma y se reflecta hasta descomponerse en diferentes colores, debido a que el grado de separación varía en función de la longitud de onda de cada color. Una vez separados los colores, utiliza un segundo prisma para volver a refractarlos y que formaran de nuevo la luz blanca.

Se denomina espectro visible del ser humano.

La longitud de onda de la luz, la cual está relacionada a la frecuencia y la energía, es la que determina el color que recibimos. Los rayos luminosos ultravioleta e infrarrojos no contienen una cantidad de luz que permite al ojo poder procesarla.

El ojo humano es un órgano capaz de detectar la luz. Recibe las señales luminosas, las transforma en eléctricas y las envía al cerebro para que este lo pueda transformar en imagen.

El ojo no ve formas, de manera que, el color junto con la luz y la oscuridad son la manera que tenemos de acceder a la experiencia directa de un elemento.

La teoría explica el fenómeno de refracción y reflexión. La superficie sólida de un objeto absorbe todos los colores del espectro de luz y solo emite el color que observamos.